El primer responsable de mi salud soy yo mismo

 

Esta simple frase, es de una importancia vital y deberíamos tenerla siempre

presente, cuando vamos a hacer la compra, cuando tomamos algún alimento o bebida fuera de nuestra casa, incluso cuando tomamos un medicamento.

 

 

Nuestra alimentación ha cambiado y cambia cada día que pasa, cada vez hay más productos envasados, preparados, precocinados y todos ellos con un montón de productos añadidos a los ingredientes principales, colorantes, conservantes, saborizantes, aditivos, estabilizantes, edulcorantes …, productos químicos añadidos a productos naturales para mejorar su conservación, su color, su sabor …

 

Incluso en los medicamentos encontramos gran cantidad de productos añadidos que nada tienen que ver con el principio activo que nuestro médico nos ha recetado. Entre todos estos productos añadidos a suplementos y medicamentos hay uno que me ha llamado poderosamente la atención, es un “anti aglomerante”, el estearato de magnesio o E572 por su número de aditivo alimentario.

 

 

¿Qué es el estearato de magnesio y para qué sirve?

 

El estearato de magnesio es un polvo de color blanco, inodoro e insoluble en agua. A pesar de su nombre, no es un suplemento del magnesio mineral y no es una fuente válida de magnesio para nuestro organismo. Se obtiene a partir del ácido esteárico que se encuentra en el cacao y en algunos aceites vegetales.

 

El estearato de magnesio es una sustancia anti aglomerante o anti aglutinante que se añade a productos farmacéuticos, suplementos o alimentos durante su producción para evitar que durante el mezclado de los distintos ingredientes se formen grumos que puedan provocar atascos en la maquinaria, estos anti aglomerantes ayudan a la maquinaria a trabajar mejor, con más suavidad y rapidez. También ayudan a que el producto se desplace mejor a través de nuestro tracto gastrointestinal, pero la principal razón de que la industria utilice estearato de magnesio es mejorar los procesos de fabricación y abaratar costes de producción.

 

 

 

Efectos perjudiciales del estearato de magnesio

 

El estearato de magnesio es muy utilizado por la industria farmacéutica, cosmética y alimentaria pudiendo encontrarse en sal de cocina, sales de cebolla o ajo, glaseado y mermeladas y su función es evitar el producto se apelmace o se formen grumos y que, en el caso de píldoras, pastillas o cápsulas, estas se peguen entre si y en los moldes o partes de las máquinas provocando atascos en la maquinaria que puedan ralentizar el proceso de fabricación. Es decir, la industria lo utiliza únicamente para acelerar la producción y mejorar los procesos de fabricación y por supuesto sus beneficios. La justificación de la industria para utilizarlo es que facilita el tragado de las píldoras o cápsulas y facilita su paso por el tracto gastrointestinal, pero es algo bastante cuestionable.

 

La FDA (Food and Drug Administration) lo clasifica como sustancia GRAS segura si se consume en poca cantidad. ¿Esto quiere decir que es inocuo o beneficioso para nuestra salud?, no, quiere decir que tiene efectos nocivos notables si se toma una gran cantidad y que lo “seguro” es tomar muy poco para que los efectos nocivos no se hagan visibles, pero esos efectos están ahí, no hace daño tomar una cápsula que contenga este producto una vez al día durante una semana, pero ¿y en tratamientos de larga duración con varias píldoras o cápsulas mañana, tarde y noche’, ¿cuánto estearato de magnesio acumula nuestro organismo? y que hay también de las personas con determinadas alergias o sensibilidades que sufrirán efectos adversos con cantidades muy pequeñas.

 

El estearato de magnesio no tiene ningún beneficio para la salud, más bien al contrario, su consumo puede ser perjudicial, hay estudios que relacionan el estearato de magnesio con un malfuncionamiento de nuestro sistema inmunológico pues al parecer suprime los linfocitos T que son células que produce la médula ósea especializadas en proteger el cuerpo de infecciones. Al parecer el estearato de magnesio podría provocar el colapso de la membrana celular y destruir su función.

 

Además, el estearato de magnesio se obtiene mediante un proceso de hidrogenación de semillas de algodón o de aceite de palma y puede conservar parte de los pesticidas empleados para proteger su cultivo.

 

 

 

¿Qué puedo hacer para evitarlo?

 

En conclusión, el estearato de magnesio es un producto que solo tiene interés para que los fabricantes que han sido los que han pedido su aprobación a la FDA y demás organismos, abaraten costes de producción, no aporta prácticamente ningún beneficio a nuestro organismo y podemos evitar consumirlo fijándonos en las etiquetas de los productos que compramos para nuestro hogar, en ellas debemos buscarlo como:

 

-Estearato de magnesio

-Sales de magnesio de ácidos grasos

-E-572

 

Si cualquiera de estas denominaciones aparece en el envase, es mejor buscar otro producto que no lo contenga, como he dicho al principio, nosotros somos los primeros responsables de nuestra salud y debemos protegerla evitando sobre todo productos como el estearato de magnesio y escogiendo otros productos fabricados con componentes naturales sin riesgo para nuestra salud, que, aunque sea bajo, sigue siendo un riesgo evitable.

 

 

Productos en los que puedes encontrar estearato de magnesio

 

-Sal de cocina

-Sales de ajo y cebolla

-Mermeladas

-Glaseado

-Píldoras, pastillas, comprimidos, cápsulas ya sean medicamentos o suplementos alimenticios contienen en muchos casos estearato de magnesio.

¿Aún no tienes mi libro COMO VIVIR MEJOR CON FIBROMIALGIA?

Te recomiendo que lo compres en Amazon, en el encontrarás estrategias de afrontamiento de la enfermedad, consejos y pautas para conseguir mejorar tu vida si padeces esta enfermedad o convives con alguien que la sufre.

Es el resultado de un largo trabajo de estudio e investigación que está siendo de gran ayuda para muchas personas.

Karim A Nesr 

Regresar al inicio