Estas dos condiciones de dolor crónico a menudo van de la mano, y los expertos creen que el tratamiento necesita apuntarlos tanto juntos como individualmente.

Fibromialgia y dolor de espalda: Cómo obtener alivio

Cuando usted tiene fibromialgia, puede parecer que usted simplemente no puede obtener un descanso del dolor y además de la fibromialgia, puede padecer un dolor de espalda. Hasta dos tercios de las personas con dolor lumbar crónico también tienen fibromialgia y hasta el 49 por ciento de las personas con fibromialgia tienen dolor de espalda lumbar. De hecho, el dolor de espalda es tan frecuente entre las personas con fibromialgia que antes era uno de los síntomas que los médicos buscaban para indicar un diagnóstico de fibromialgia.

 

No hay duda de que vivir con fibromialgia es un desafío suficiente por si solo y este desafío se hace mucho mayorcuando usted tambien tiene dolor de espalda. Pero puede hacerte sentir un poco mejor saber que hay una explicación para la intensidad del dolor que estás atravesando.

 

"Tanto el dolor de espalda como la fibromialgia pertenecen a un grupo de trastornos llamados síndromes de hipersensibilidad central", dice Ronald Staud, médico, profesor de medicina de la Universidad de Florida en Gainesville. Aunque las raíces de las dos dolencias difieren - por ejemplo, el dolor de espalda podría ser causado por un disco vertebral dañado - las experiencias de dolor de las dos condiciones tienen algunas similitudes. Entre ellos está la sensación de que estas condiciones de dolor crónico hacen que usted esté en una "alerta alta" de tipo (los médicos lo llaman hiperexcitabilidad). Y luego, para colmo, el dolor te desgasta, causando fatiga, depresión y ansiedad que hacen que vivir con fibromialgia y dolor de espalda sea aún más agotador.

 

"La hiperexcitabilidad es realmente una respuesta normal", dice el Dr. Staud, normal, sí, pero bautizar la situación no ayuda a encontrar la combinación correcta de tratamientos para aliviar dos problemas muy dolorosos.

 

Es esencial obtener un diagnóstico preciso de su dolor de espalda. Según Staud, muchos médicos que tratan la fibromialgia también pueden evaluar las posibles causas del dolor de espalda. Sin embargo, solicite que lo deriven a un especialista en dolor si tiene alguna duda sobre la capacidad de su médico para analizar los factores que contribuyen a su dolor de espalda y para prescribirle el tratamiento médico apropiado.

 

Tratamiento de la fibromialgia y el dolor de espalda

 

La medicación para el dolor es por lo general parte de la prescripción para tratar los síntomas de la fibromialgia, pero a menudo no es suficiente para la mayoría de las personas, especialmente si un problema de espalda está involucrado. Hacer un plan de tratamiento conjunto, es una necesidad, dice Staud. Esto se hace aún más necesario si usted necesita un tratamiento específico para su espalda. Tenga esto en cuenta para crear una estrategia de tratamiento integral que pueda combinar enfoques tradicionales y alternativos.

 

Cambios en el estilo de vida.

Tanto el dolor de espalda como los síntomas de fibromialgia pueden mejorar a medida que usted trabaja en un estilo de vida más saludable: ajustar su dieta, aumentar el ejercicio y perder peso es necesario y le reportará beneficios.

 

Tratamiento de salud mental.

La ansiedad, la depresión y los problemas para dormir causados por un dolor intenso y continuo, pueden hacer que el dolor se sienta peor. Las estrategias completas de tratamiento pueden incluir terapia y medicamentos dirigidos a la depresión y la ansiedad, dice Staud.

 

Terapia física.

"El dolor de espalda es el pilar de los fisioterapeutas", dice Staud. Los fisioterapeutas pueden enseñarle a moverse a través de su día de una manera más eficaz y mostrarle ejercicios y estiramientos para aliviar el dolor de espalda y tal vez hacer que sea más fácil vivir con fibromialgia.

 

Tratamientos alternativos.

La acupuntura, la biorretroalimentación y la musicoterapia pueden ayudarle a aliviar el dolor de espalda. Según Staud, los especialistas en manejo del dolor están bien preparados frente a la complejidad del tratamiento del dolor y estarán abiertos a cualquier pregunta que usted pueda tener sobre los enfoques alternativos. Hablar con su médico sobre las opciones que está considerando también le ayudará a evitar cualquier interacción entre los tratamientos alternativos y los medicamentos recetados.

 

Educación.

Por último, adquirir un poco de conocimiento sobre sus dolencias puede ser de ayuda para aliviar algo de la ansiedad que puede estar sintiendo. Hable con su equipo médico sobre la fisiología del dolor y los factores complejos que influyen en su percepción del dolor cuando se enfrentan a condiciones relacionadas con la hipersensibilización.

Cuando usted está luchando con el dolor lumbar y la fibromialgia, puede sentirse como si estuviese luchando dos batallas. Pero una combinación de terapias, algunas dirigidas a la fibromialgia, otras dirigidas al dolor de espalda, y algunas dirigidas a ambos en conjunto, es más probable que le traiga alivio de los síntomas.

 

Suscríbete, comenta y comparte. ¡Gracias! 😃
 
Síguenos en FACEBOOK y TWITTER

 

Regresar al inicio