El Dr. Manuel Martínez Lavín, uno de los mayores expertos de la Fibromialgia nos ofrece este resumen informativo para divulgar la fibromialgia basándose en la investigación práctica.

Factores desencadenantes de la fibromialgia

El tema general es la etiopatogenia o causa-origen de la fibromialgia, es decir, los mecanismos o los diversos factores tanto genéticos como ambientales que predisponen e inciden en el desarrollo de la enfermedad y que desembocan en la fibromialgia,

Según el Dr. Manuel Martínez Lavín, la fibromialgia se encuadra como un síndrome de dolor neuropático mantenido por hiperactividad simpática. Siendo la fibromialgia un padecimiento relacionado con el estrés, se discute también lo que pudiese ser el punto neurálgico en su patogenia: la forma en como el distrés se puede transformar en dolor crónico.

 

Predisposición genética

Para el Dr. Manuel Martínez Lavín, existe una predisposición genética para desarrollar fibromialgia. Los familiares directos de las afectadas tienen ocho veces más probabilidad de desarrollar la enfermedad que la población en general. Los estudios en individuos gemelos sugieren que aproximadamente el 50% de los factores que llevan a la fibromialgia son hereditarios y la otra mitad ambientales.

Diversos grupos de investigadores se han enfocado a estudiar variaciones en genes relacionados con el sistema de respuesta al estrés. La mayoría de los estudios han resultado positivos. Las pacientes con fibromialgia tienen diferentes polimorfismos del gen de la catecol-o-metil transferasa y de la serotonina y está asociado a una enzima deficiente en su capacidad de degradar catecolaminas (adrenalina) y a receptores adrenérgicos disfuncionales.

 

Factores ambientales.

Un estudio realizado sobre individuos nacidos en Gran Bretaña en 1958 ha permitido definir de manera prospectiva diversos eventos en el curso de la vida de las personas, que pudieran ser factores de riesgo para el desarrollo posterior de dolor crónico generalizado. Estas situaciones fueron: eventos adversos durante la niñez tales como conflictos familiares, la muerte del padre o de la madre, limitaciones económicas o socialización inadecuada en los años escolares. También sugiere que un estilo de vida insano es otro factor de riesgo para el desarrollo de este tipo de síntomas. La ingesta de comida basura, la obesidad, la inactividad física y el tabaquismo, incrementan el riesgo de desarrollar dolor crónico.

Las lesiones físicas, en particular los accidentes automovilísticos en donde ocurre un “latigazo” de la columna cervical, son otro incidente disparador de fibromialgia. También los diversos traumatismos emocionales, incluyendo el abuso sexual, el acoso laboral, el divorcio o la muerte de un ser querido. Los combatientes de diversos conflictos bélicos desarrollan síndromes parecidos a la fibromialgia.

Algunos agentes infecciosos también pueden favorecer el desarrollo de la fibromialgia,

 

Estrés y distrés.

Según el Dr. Martínez Lavín, es evidente que el desarrollo de la fibromialgia se asocia a agentes estresantes, ya sean físicos, infecciosos o emocionales. Para él, el estrés es “cualquier estímulo ya sea físico o emocional que atente contra la homeostasis”. El distrés, acuñado por Selye es la respuesta desadaptada al estrés que produce daño físico y emocional.

El distrés es frecuente en la fibromialgia. La ansiedad y la depresión son dos manifestaciones comunes. Con frecuencia las personas que sufren de fibromialgia tienen una personalidad rígida y perfeccionista. Son obsesivas en el cumplimiento de sus tareas dentro y fuera del hogar y ejercen el auto-sacrificio para atender a sus seres allegados.

El Dr. Martínez Lavín, menciona las alteraciones del líquido cefalorraquídeo, especialmente Vaeroy describió niveles elevados de sustancia P(neurotransmisor primario del dolor) en pacientes de fibromialgia. En relación a la imagenología funcional, el grupo de Mountz con pacientes de fibromialgia, encontró disminución de flujo sanguíneo en el tálamo y en el núcleo caudado. El tálamo es un centro de procesamiento de dolor y de la función autonómica. El grupo de Gracely presionaron el pulgar de las pacientes de fibromialgia hasta provocar dolor intenso, bastó la presión promedio de 2.4.kg/cm2 en comparación al 4.2kg/cm2 de las sanas. Al realizar fMRI durante la sensación de dolor intenso, las áreas del cerebro que registran dolor se encendieron tanto en pacientes como en controles, que evidencia que el dolor fibromiálgico es real y que las pacientes sufren de hiperalgesia.

 

Trastorno del sueño.

Los estudios electroencefalográficos de Moldofsky y sus colaboradores mostraron que las pacientes de fibromialgia tienen una intrusión de ondas alfa en los estados profundos del sueño, e inclusive desarrollaban dolor difuso y alodinia. Estudios más recientes han mostrado que las personas con fibromialgia tienen un incremento en los episodios de alertamientos y despertares.

 

Fenómeno de resonancia.

El grupo del Dr. Staud ha mostrado que en las personas con fibromialgia existe un fenómeno de resonancia a los estímulos dolorosos, que revela una sensibilización del sistema somatosensorial.

 

Conclusión.

Para el Dr. Martínez Lavín, la fibromialgia es un síndrome de dolor neuropático mantenido por hiperactividad simpática basado en los siguientes tres argumentos:

La presencia de dolor crónico sin ningún daño en la estructura corporal.

La presencia de alodinia como manifestación fundamental de la fibromialgia.

La presencia de parestesias como síntomas que distinguen al padecimiento.

Él propone que la fibromialgia es un síndrome mantenido por hiperactividad simpática basándose en los siguientes tres argumentos:

Su frecuente inicio post-traumático.

Los datos de incesante predominancia simpática.

El estudio que mostró que las personas con fibromialgia tienen dolor inducido por la inyección de norepinefrina (adrenalida).

 

Otra contribución del Dr. Martínez Lavín para el conocimiento de la etiopatogenia de la fibromialgia es cómo el distrés se puede transformar en dolor crónico. La disautonomía de la fibromialgia, condensa los importantes hallazgos patogénicos descritos por otros grupos de investigadores en una explicación integral. La disautonomía es una explicación clara para los trastornos del sueño y la fatiga crónica.

 

Suscríbete, comenta y comparte. ¡Gracias! 馃槂
 
Síguenos en FACEBOOK y TWITTER
Regresar al inicio