En España la enfermedad de Lyme es prácticamente desconocida que por su desconocimiento, la falta de investigación y la dificultad de su diagnóstico, complica mucho la vida a quienes la padecen.

Una discapacidad por la picadura de una garrapata

El caso de Ana es uno más en España donde se estima que podría haber uno o dos casos de Lyme por cada 100.000 habitantes. En Europa anualmente se registran más de 70.000 nuevos casos. Desde 2009 ha aumentado considerablemente, superando ya los 360.000 casos reportados. Los cambios socioeconómicos y climáticos y el movimiento de mascotas favorecen la globalización de estos parásitos y de las enfermedades transmitidas por garrapatas y pulgas, que representan un 17% de todas la patologías infecciosas y provocan cada año más de un millón de muertes en el mundo. Las garrapatas transmiten al hombre más de 50 enfermedades diferentes: unas cursan de forma asintomática, otras pueden llegar a ser muy graves y terminar con la hospitalización e incluso la muerte del paciente.

 

Ana tiene una hija, trabajaba de administrativa y su vida ha dado un giro de 180º desde que un día salió al campo y tuvo la mala fortuna de que le picara una garrapata. Ella en principio no lo notó, por tanto no hizo nada para quitársela. Tiempo después se sintió mal, pero tenía síntomas que se podían deber al estrés diario del trabajo: dolores de cabeza y de articulaciones, cansancio y problemas digestivos. Se pasó años de consulta en consulta. Primero le dijeron que tenía fibromialgía y después incluso le llegaron a decir que podía ser esclerosis múltiple. En Bruselas fue donde le dieron el diagnóstico. Sufría la enfermedad de Lyme, pero se le había detectado tan tarde que ya se le había cronificado, con consecuencias muy serias para su salud. Incluso acabó en una silla de ruedas. Su calvario lo describe con una frase. "Era tan dependiente que me lo tenían que hacer todo y tenía hasta dificultades para hablar". Hoy gracias al tratamiento con antibióticos ha mejorado. Ahora Ana ha podido cambiar la silla de ruedas por un andador que utiliza en sus pocas salidas a la calle.

 

Su enfermedad le impedía acudir al trabajo de administrativa que tenía. Y también han sido años de lucha para que le reconocieran la invalidez. Al final, nos contaba: "por fin he conseguido después de 4 años y 2 juicios una incapacidad", en su caso del 75%. Ella sabe que su mal no tiene cura pero pide que se ayuda para calmar su dolor, que en muchos casos es incapacitante. Ella comenta que en su situación hay más gente y por eso creó junto a otros afectados La Asociación de Lyme Crónico de España (ALCE), de la que forman parte unas 160 personas. Este mes de mayo, coincidiendo con el mes mundial de la lucha contra la enfermedad de Lyme, comienzan una campaña de sensibilización para crear conciencia y recaudar fondos para mejorar el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad transmitida por la picadura de un tipo de garrapata. La campaña es un desafío "Muerde una lima por el Lyme", adaptada de la que se está haciendo a nivel internacional "Take a bite out of Lyme", que anima a todos los interesados a hacerse una foto o grabar un vídeo mientras muerden una lima y compartir el momento a través de redes sociales, acompañándolo de un mensaje sobre esta patología.

Detectar a tiempo la presencia del parásito, en cualquiera de sus estadios en la piel y extraer adecuadamente el mismo son aspectos decisivos. Desde el Instituto de Salud Carlos III, el investigador Horacio Gil recuerda que cuando el parasito nos ha picado "no se debe ni cortar, ni quemar ni utilizar aceite o alcohol. Hay que extraerlo con unas pinzas especiales y en el caso de que existan dudas de cómo hacerlo o no tengamos el material necesario hay que ir al centro de salud para que un profesional sanitario nos ayude a retirarlo".

En el mundo hay varios famosos que han hecho campaña de esta enfermedad. La cantante Avril Lavigne, la sufrió en propia carne y dió batalla en los medios de comunicación y en las redes sociales, promoviendo una plataforma digital de recaudación de fondos para ayudar a los afectados , sobre todo a los niños.

 

Ella se tuvo que retirar de los escenarios durante un tiempo, y cuando volvió compuso una canción inspirada en su enfermedad. "Nunca pensé que un insecto podía hacerme esto. Estuve en cama durante 5 meses", llegó a decir la cantante. Y no fué la única. Otro de los casos más mediáticos fué el de la cantante mexicana Thalía, quien la contrajo en 2008 cuando hacía ejercicio al aire libre. Su testimonio fué desgarrador: "Siento que me muero. Es terrible. No puedo controlar de ninguna forma el dolor. No podía ni levantarme de la cama". Richard Gere y Alec Baldwin también ha contado que padecieron esta enfermedad aunque los dos han conseguido recuperarse casi al cien por cien.

 

Suscríbete y recibe nuestras noticias antes que nadie. ¡Gracias! :-)

Regresar al inicio