El dolor musculoesquelético es uno de los síntomas de la fibromialgia y el alivio del dolor es clave en el tratamiento de quienes padecen esta enfermedad. Para ayudarles a conseguir una mejor calidad de vida.

Tratamientos para eliminar el dolor en fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad en la que el dolor musculoesquelético es uno de sus principales síntomas y el alivio de este dolor es clave para quienes padecen esta enfermedad. Para los pacientes, es fácil caer en el desánimo cuando no funcionan los tratamientos para aliviarlo. Por fortuna, hay muchas opciones para mejorar la calidad de vida de estos enfermos.

El dolor crónico no es bueno para el cuerpo o para el cerebro y las personas que lo sufren tienen una determinada sección del cerebro que permanece activada en vez de desconectarse cuando debe.

Con el tiempo, esto puede traer al paciente insomnio, depresión y dificultad para tomar decisiones, Todos estos síntomas, hacen que un buen tratamiento sea vital para los pacientes de fibromialgia.

 

Tratamiento con analgésicos.

 

El tratamiento farmacológico suele ser el primer método para tratar de reducir el dolor en la fibromialgia y los médicos normalmente recomiendan analgésicos como aspirina, ibuprofeno o naproxeno aunque los fármacos de venta libre no suelen ser muy efectivos. Su médico puede recetarle analgésicos algo más fuertes como tramadol si los anteriores no le proporcionan alívio. Estos medicamentos son opioides “debiles” que pueden ayudar algo más con el dolor y con menos riesgo de adicción como otros opioides como la codeína, la oxicodona o la morfina.

 

Tratamiento con antidepresivos.

 

Su médico también puede recetarle algún antidepresivo para ayudarle a sentirse mejor. Los antidepresivos también pueden ayudarle a aliviar el dolor y la fatiga.

Además puede que le recete algún ansiolítico para ayudarle a controlar la ansiedad asociada a dolencias crónicas como la fibromialgia. También se suelen recetar medicamentos para reducir las convulsiones que pueden ayudarle a reducirel dolor, por ejemplo pregabalina (Lyrica, fue el primer fármaco anticonvulsivo aprobado por la FDA para el tratamiento de la fibromialgia.

 

Yoga, Tai.Chí y otros.

 

A veces los medicamentos no tienen ninguna eficacia para aliviar el dolor, no proporcionan un alivio significativo o los efectos secundarios son mayores que los beneficios. En estos casos la medicina natural con un buen asesoramiento u otras terapias como el yoga o el pilates, pueden aportar algún alivio. Una investigación de la Oregon Health & Science University, encontró que los pacientes con fibromialgia que participaban en clases de yoga experimentaban menos dolor, menos fatiga y presentaban un mejor estado de ánimo. Estas clases incluían posturas suaves, meditación, relajación, ejercicios de respiración y grupos de apoyo. Solo tiene que hablar con su instructor de su enfermedad para que ajuste las poses y el trabajo a realizar a sus necesidades.

 

Vitamina D.

 

Los pacientes con fibromialgia suelen presentar a menudo bajos niveles de vitamina D y hay investigaciones que recomiendan el uso de suplementos de esta vitamina para ayudar a controlar el dolor. Según estas investigaciones, los pacientes que tomaban suplementos de vitamina D se sentían mucho mejor, con menos dolor y menos fatiga.

 

Terapia física.

 

En 2011 un estudio encontró que el uso de la estimulación eléctrica nerviosa (TENS) realizada dos veces por semana, reduce los dolores musculares y mejora los trastornos del sueño.

Otro estudio encontró además que también ayudan a reducir el dolor las inyecciones anestésicas en los puntos gatillo, el masaje biorretroalimentador, la crioterapia corporal y la terapia cognitiva conductual.

El dolor en la fibromialgia tiene un coste emocional para el paciente y la terapia cognitivo conductual puede ayudarle a controlar el dolor y a mejorar su estado físico en general. Las sesiones deben concentrarse en la conexión mente-cuerpo, la meditación y el movimiento lo que puede ayudar a mejorar el dolor, la fatiga, el estado de ánimo y el insomnio. Pregunte a su médico por un buen terapeuta cognitivo conductual.

 

 

Suscríbete, comenta y comparte. ¡Gracias! :-)

 

Regresar al inicio