Es que es mi trabajo ... esta es la alegación común de los que dañan poniendo como excusa, es que es mi trabajo.
 
¿Por qué no se admite el mismo argumento a los sicarios? También es su trabajo
 
Reflexiones en voz alta cuando veo tanto político corrupto dando lecciones. Lo triste es que estos políticos tienen una masa de trabajadores que en algunas ocasiones ni piensa ni siente y sería capaz de vender al vecino por una cajetilla de tabaco o un partidillo de fútbol.
 
Es que es mi trabajo es el argumento de los médicos que no te mandan al especialista para no perder sus bonificaciones, los que dan el alta a una persona que no puede trabajar o los que presionan a los pacientes con malas prácticas porque son presionados por sus jefecillos, que desde que tienen un carguillo se han convertido en caudillos. Esto solo se puede definir como MALA PRAXIS MÉDICA.

El SAS premia a los médicos por mandar menos pacientes al especialista

Recomienda a los centros de salud pagar incentivos a los facultativos de familia que reduzcan un diez por ciento la derivación a especialistas.

 

Que los pacientes del Servicio Andaluz de Salud (SAS) sean atendidos por especialistas en distintas patologías no suele ser una tarea fácil. Que consigan además la cita antes de dos meses, debido al atasco generado en las listas de espera, constituye una misión imposible. En ocasiones, estas dificultades encierran una explicación económica soterrada. La agencia administrativa de la Junta de Andalucía reparte incentivos salariales vinculados al cumplimiento de un catálogo de objetivos concebidos teóricamente para medir el rendimiento laboral y la eficiencia en las prestaciones.

Uno de los indicadores cuantitativos que pesan a la hora de calcular la retribución variable de productividad que el SAS luego reparte entre directivos y profesionales consiste precisamente en «premiar» a los médicos de familia que reduzcan las derivaciones a especialistas. Ésta es una de las recomendaciones recogidas en el denominado Acuerdo de Gestión Clínica, un manual tipo que marca de antemano a los distintos centros sanitarios una lista extensa de objetivos con la finalidad de comprometer a los profesionales en la reorganización de los servicios asistenciales y en el recorte del gasto durante el próximo año.

 

El SAS premia a los médicos por mandar menos pacientes al especialista y algunos médicos lo llevan a rajatabla poniendo en peligro la salud de sus pacientes
Regresar al inicio