1. Magnesio. Eso es, frutos secos, semillas y cacao. Porque te darán paz y calma, y mantendrán tu sistema nervioso estable, con la ansiedad a raya.
  2. Vitamina B. Por lo mismo. El magnesio y la vitamina B hacen un tándem espectacular ante cualquier situación de ansiedad, estrés o nervios pasajeros. 
  3. Aminoácidos, tales como triptófano que alimenta tus neuronas. Con frecuencia (especialmente las mujeres) cometemos  el error de comer poca proteína: poca carne, pescado o huevos. Uno de los primeros síntomas de su carencia es la caída del cabello y la ansiedad o depresión (depende de tu personalidad, la inestabilidad emocional te llevará abajo o arriba). Añade siempre, en tus 3 principales comidas, algo de proteína: un huevo duro en la ensalada por ejemplo si no comes carne ni pescado, sino tendrás que sumplementar.
  4. Omega 3. El famosísimo aceite o grasa buena del pescado azul, también las semillas de lino aportan Omega 3. Tanto que hasta lo encapsulan para tomar a modo de suplemento en casos no sólo de hipercolesterolemia sino también en TDHA o hiperactividad infantil. Este aceite antiinflamatorio hará que nuestras neuronas brillen y nos ayudarán a reducir la inflamación que siempre viene bien para reducir el dolor en casos de fibromialgia y otras enfermedades reumáticas. 
Nutrientes esenciales que nos ayudarán con el dolor y la ansiedad
Regresar al inicio