Hay bastantes estudios publicados que atribuyen al café excelentes propiedades, entre otras cosas se le atribuye una influencia directa sobre la esperanza de vida mejorándola.

El café es antiinflamatorio y alarga la vida.

La revista Nature Medicine ha publicado un estudio en el que investigadores del Instituto de Inmunidad, Transplantes e Infecciones de la Universidad de Stanford aseguran haber encontrado el mecanismo que hace que el café nos alargue la vida.

La cafeína tiene propiedades antiinflamatorias.

Según parece, la cafeína que contienen el café, el té, el chocolate..., tiene propiedades antiinflamatorias, lo que aumentaría la vida de las personas, porque los procesos inflamatorios podrían estimular el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en la vida adulta.Cada vez más investigadores están de acuerdo en oponerse a la vieja creencia de que el café es malo para la salud. En concreto en este estudio se constató que las personas mayores con niveles más bajos de inflamación tenían en común que eran consumidores habituales de cafeína por vía del café, té o el chocolate.

"Cuanta más cafeína han consumido, más protegidos han estado de un estado crónico de inflamación" según el autor del estudio David Furman, profesor asociado en el Instituto de Inmunidad, Trasplantes e infección de la Universidad de Stanford. En el estudio, Furman y el resto de investigadores analizaron muestras de sangre de 100 personas entre jóvenes y ancianos. Las personas mayores tienen algunos genes relacionados con la inflamación mucho más activos que las personas más jóvenes. Esto no es raro ya que a medida que las personas envejecen la inflamación en todo el cuerpo tiende a aumentar por las enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento como la diabetes, hipertensión, problemas coronarios, cáncer, problemas articulares y Alzheimer que según se cree tienen en común la inflamación. "La mayoría de las enfermedades del envejecimiento no son realmente enfermedades del envejecimiento, per se, sino que más bien son enfermedades debidas a la inflamación", dice Furman.

La mayor actividad de estos genes hace más probable que la persona tenga una presión arterial alta o arteroesclerosis. Pero las personas más mayores con niveles más bajos de estos factores padecían menos inflamación y además tenían otra cosa en común, todos tomaban cafeína con regularidad. Las personas que tomaban más de cinco tazas de café al día mostraron unos niveles extremadamente bajos de actividad de los genes inflamatorios. Al parecer la cafeína inhibe la inflamación en esta actividad genética según los investigadores.

El objetivo según los investigadores no es hacer desaparecer todo rastro de inflamación. De hecho la inflamación es una función importante del sistema inmune que la utiliza para combatir infecciones y eliminar compuestos potencialmente tóxicos. Con el envejecimiento este proceso deja de estar correctamente regulado como lo está en un cuerpo más jóven.

 

"Es evidente que durante el envejecimiento algo se está rompiendo, y somos menos eficaces en la gestión de esta inflamación", dice Mark Davis, director del instituto de Stanford. "Pero ahora en este estudio, se identifica una vía en particular que antes no estaba asociada con la inflamación. Somos capaces de señalar, con una imagen de una resolución mucho más alta, al envejecimiento y a las cosas que deberían ser inhibidores de la inflamación ".

 

Cuando se examinó la historia médica de cada uno de los participantes mayores del estudio, observaron que tenían una alta actividad de un grupo de genes y que también eran significativamente más propensos a padecer rigidez arterial, un factor de riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Pero lo que también encontraron, es que además era más probable encontrar metabolitos de cafeína en la sangre de los adultos mayores con una actividad baja de estos grupos de genes.

 

Al incubar células inmunitarias con los metabolitos de la cafeína y los metabolitos de ácidos nucleicos, descubrieron que los metabolitos de la cafeína impidieron los efectos inflamatorios de los metabolitos de los ácidos nucleicos. Tal y como señala Davis: "Que algo que mucha gente tome, y realmente le guste beber cada día, pudiera tener un beneficio directo llegó como una sorpresa para nosotros. Lo que hemos demostrado es una correlación entre el consumo de cafeína y la longevidad. Y hemos demostrado más rigurosamente, en pruebas de laboratorio, que existe un mecanismo que es muy posible que explique por qué esto podría ser así".

 

La clave será averiguar cuando la respuesta inflamatoria empieza a estar fuera de control. En un próximo estudio, Furman y otros investigadores tienen previsto investigar los sistemas inmunes de 1.000 personas; esperan utilizar esa información para desarrollar unos niveles de referencia de los marcadores del sistema inmune para saber si los niveles de una persona son normales, o si tiene un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas relacionadas con la inflamación.

 

El café es una de las bebidas que más se consume a nivel mundial y también uno de los productos más exportados en el mundo. En España alrededor de 22 millones de personas toman por lo menos una taza de café al día.

 

 

Regresar al inicio