Este artículo se ha escrito a petición de muchas compañeras del grupo y la página de Facebook, espero que os resulte útil y nos contéis qué os parece en comentarios.

 

 

Post relacionados:

 

Aunque lo ideal sería evitar abogados, juicios y pleitos, hay ocasiones en las que nos es imprescindible y muy necesario contar con los servicios de un buen abogado tanto para defendernos ante un tribunal como para defender nuestros derechos ante una injusticia.

 

En la abogacía al igual que en la medicina hay diferentes especialidades, cuando nuestro problema es de corazón vamos al cardiólogo y cuando el problema es por ejemplo algo del sistema nervioso iremos al neurólogo o al reumatólogo si nos duelen las articulaciones pues aún siendo médicos todos cada uno elige una especialidad pues el cuerpo humano es muy complejo, con muchísimas funciones y órganos distintos que es mejor separar para conocer muchísimo mejor la parte elegida y de ese modo ser más eficaz al tratar a los enfermos.

 

Post relacionados:

 

 

Los abogados hacen lo mismo, al ser tan grande el ámbito en el que se mueven repleto de leyes, normas y reglamentos que es mejor especializarse en una parte concreta para tener un mejor dominio de una rama concreta, así pues hay abogados laboralistas, expertos en derecho civil, mercantil, penal, internacional...

 

Igual que existen médicos generales más conocidos como médicos de cabecera que tratan la mayoría de dolencias de sus pacientes y solo derivan a estos a un médico especialista cuando la enfermedad del paciente supera sus conocimientos o precisa de unos conocimientos mucho más profundos, también hay abogados generalistas que aunque la tendencia general sea la de la super especialización, bien por propia elección para captar más clientes y mantener un flujo de trabajo óptimo o bien por pertenecer a despachos pequeños que no pueden tener muchos asociados expertos en diferentes especialidades, atienden casos de casi cualquier naturaleza pudiendo llevar lo mismo un caso de divorcio que temas laborales. Esto no los hace peores abogados aunque deberán ser capaces de estudiar y prepararse a conciencia para el caso que le ocupe en cada momento.

 

Muchas personas no tienen que recurrir a los servicios de uno de estos profesionales jamás en su vida y otras, la mayoría solo tienen que contratar los servicios de un abogado unas pocas veces y se desconoce mucho de su funcionamiento y es fácil encontrar personas que se sienten intimidadas al entrar por primera vez en su vida en un despacho de abogados.

 

Lo último que debemos sentir es miedo o intimidación por más fuera de nuestro ambiente que nos encontremos, estamos allí por algún asunto de bastante importancia para nosotros como para recurrir a los servicios de un abogado.

 

Lo primero que deberemos hacer es tener bien claro que es lo que necesitamos, si es un asunto de trabajo por problemas con la empresa quién mejor preparado estará será un abogado laboralista, si lo que queremos es por ejemplo reclamar a algún organismo público como la Seguridad Social algo a lo que creemos tener o tenemos derecho, quién mejor nos representará, será un experto en derecho civil.

 

Si puedes pedir referencias a alguien de confianza que haya contratado a un abogado o que suela trabajar con ellos sería una gran ventaja, pero eso no es posible siempre y además que le haya ido bien a otra persona en un caso concreto no es garantía de que sea siempre igual, cada caso es un mundo y hay infinidad de factores que hacen cada caso totalmente distinto. El mismo juez puede dictar sentencias totalmente opuestas en casos muy similares solo por las sensaciones que le transmitan el abogado y su cliente, no hay que olvidar que solo son personas y por lo tanto volubles e influenciables.

 

Puede que estés en una situación económica difícil pero eso no es obstáculo para defender tus derechos y hacerlos valer ante quién sea. En España pueden según la Ley de Asistencia Jurídica Gratuita 1/1996 de 10 de enero solicitar asistencia jurídica gratis los ciudadanos españoles, los ciudadanos nacionales de otros Estados de la Unión Europea y los ciudadanos extranjeros que se encuentren en España cuando demuestren no tener recursos para litigar. También podrán solicitar asistencia jurídica gratuita y abogado de oficio los trabajadores y beneficiarios del sistema de Seguridad Social tanto para su defensa en juicio como para ejercer acciones para hacer valer sus derechos laborales en procedimientos concursales. También se reconoce a trabajadores y beneficiarios de la Seguridad Social derecho a justicia gratuita para los litigios sobre esta materia en el orden contencioso-administrativo.

En el orden jurisdiccional penal tienen derecho todos los ciudadanos nacionales y extranjeros que no dispongan de recursos económicos para litigar aun cuando no residan en España de un modo legal.

 

¿Como se si por mis recursos económicos tengo derecho a solicitar justicia gratuita y un abogado de oficio?

 

Pueden acceder a la justicia gratuita y abogado de oficio las personas que todos sus ingresos económicos brutos anuales no superen DOS VECES EL IPREM cuando estas personas no estén integradas en una familia, es decir vivan solas.

 

Los ingresos no pueden superear DOS VECES Y MEDIA EL IPREM cuando la persona esté integrada o forme parte de una familia con menos de cuatro miembros.

 

No pueden tener más de TRES VECES EL IPREM quienes formen parte de familias integradas por 4 o más miembros o que tengan reconocida la condición de familia numerosa.

 

Aquí te dejo un enlace a una hoja de Excel en la que puedes calcular si tus ingresos te dan derecho a la justicia gratuita y a la asistencia de un abogado de oficio de una forma muy fácil y sencilla: HOJA CALCULO IPREM Solo tienes que descargarla en tu ordenador y rellenar las casillas que tienen los datos en rojo y te hace el cálculo.

 

Tambien hay que saber que las víctimas de violencia de género, las víctimas de terrorismo y de trata de seres humanos, los menores de edad, las personas con discapacidad psíquica cuando sean víctimas de abuso o maltrato y quienes a causa de un accidente acrediten secuelas permanentes que les impidan totalmente la realización de su ocupación laboral o el desempeño de su profesión habitual y necesiten ayuda de otras personas para realizar las actividades más esenciales de la vida diaria cuando el litigio sea la reclamación de indemnización por los daños personales y morales sufridos independientemente de sus ingresos o unidad familiar tienen derecho a justicia gratuita y a abogado de oficio.

 

En los casos de divorcio los ingresos se valorarán individualmente.

 

Además de los ingresos, se tendrán en cuenta para la concesión de justicia gratuita todos los bienes patrimoniales menos la vivienda habitual y los signos externos cuando estos manifiesten una mayor capacidad económica que la expuesta por el solicitante y haya evidencias de que dispone de medios que superan el limite impuesto por la Ley.

 

Aquí te dejo el enlace donde tienes toda la información y la documentación que necesitas para solicitar justicia gratuita. PINCHA AQUÍ.

 

Si no puedes acceder a la justicia gratuita tendrás que buscar y pagar a tu abogado salvo que tengas algún servicio de defensa jurídica contratado. A veces tenemos incluidos ciertos servicios legales en el seguro del hogar, el del coche o en el seguro incluido en alguna tarjeta de crédito. Mira bien las coberturas de tus seguros y a lo mejor te llevas una grata sorpresa.

 

Como cada servicio o compra que hacemos, aquí tambien hay que comparar y estudiar diferentes opciones y ofertas. Elegiremos unos cuantos, tres o cuatro, bien por recomendaciones o los buscaremos por nuestra cuenta. Internet es una magnifica fuente de información para hacernos una idea de los trabajos que ha hecho una persona y si tiene mejor o peor nombre dentro de la profesión.

 

Puede que estés afiliado/a a algún sindicato y estos suelen tener un departamento de defensa jurídica para sus afiliados con descuentos en el precio de sus servicios según la antigüedad pudiendo llegar a ser totalmente gratuitos en algún caso. De todos modos pide un presupuesto detallado de cuanto te va a costar para que no haya sorpresas después.

 

Algunos bufetes de abogados en ciertos casos, sobre todo de reclamación de pensiones o discapacidades suelen ofrecer la opción de cobrar al finalizar, no te dejes llevar y compara los precios pues a veces no son una buena opción y salen muy caros. Mira otros abogados con precio cerrado de antemano y te sorprenderá.

 

Cuando te decidas por uno, el debe presentarte una hoja de encargo que es un contrato entre el abogado y tu en el que vienen especificados los compromisos y obligaciones que asume cada parte. En esa hoja el letrado debe reflejar con claridad el importe de su minuta con todo lo que hay incluido y lo que no (procuradores, notarios...) Si cubre una posible apelación o no, etc. Si no se puede dar un precio cerrado si se debería dar una idea lo más aproximada posible.

 

Por último, ten en cuenta que muchos abogados cobran la consulta, aunque sea la primera y no se llegue a formalizar nada. El precio de esta primera consulta suele rondar los 50/60 euros si no pasa de una hora. Es algo que debes tener claro antes de concertarla y preguntarlo para evitar sorpresas y disgustos posteriores.

 

Espero que estos consejos te sean de ayuda aunque lo mejor sería que no los necesites nunca. Como dice una maldición gitana: Pleitos tengas y los ganes ;)

¿BUSCAS UN ABOGADO? ¿TIENES DERECHO A JUSTICIA GRATUITA Y ABOGADO DE OFICIO?
Regresar al inicio