Hay múltiples opciones a la hora de aliviar los distintos síntomas que se presentan en los pacientes con fibromialgia.

 

Vamos a ver algunas.

Alternativas a la medicina tradicional para aliviar los sítomas en fibromialgia.

Todos los que padecemos esta u otras dolencias crónicas conocemos muy bien los medicamentos que nos va a recetar nuestro médico cuando acudamos a su consulta, Lyrica, Gabapentina, Tramadol, parches de morfina, opioides como fentanilo y muchos más. Personalmente, no estoy en contra de la utilización de estos medicamentos, de hecho los utilizo cuando las crisis de dolor hacen la vida insoportable aunque trato de evitarlos si me es posible. Son drogas muy potentes que atacan el dolor directamente sin tener en cuenta nada más y en ocasiones o usándolas durante largos periodos de tiempo terminan afectando a órganos como el hígado o los riñones que se ven obligados a procesar unos compuestos sintéticos para los que ningún organismo fué diseñado. También la mayoría son altamente adictivos y después de haberlos utilizado para tratar una dolencia temporal nos encontramos ante la imposibilidad de dejarlos de la noche a la mañana por el síndrome de abstinencia que nos produce abandonarlos.

 

Por otro lado existe la medicina natural que recurre a recetas y conocimientos muy antiguos que la humanidad ya empleaba hace cientos de años. De hecho la inmensa mayoría de preparados farmaceuticos están basados en propiedades muy conocidas de plantas o raices o se han creado directamente por las farmaceuticas sintetizando en el laboratorio el principio activo de la planta o raiz elegida para añadirle a continuación otra infinidad de productos, encapsularlas y ponerlas a la venta en las farmacias.

La árnica, el harpagofito, romero, jengibre, ajo, cúrcuma... Hay infinidad de plantas y raices que nos pueden ayudar contra la inflamación, el dolor, la ansiedad, nos ayudan a dormir etc. Y podemos encontrarlas ya listas para utilizar y por supuesto sin todos los efectos secundarios que nos van a producir los preparados farmaceuticos.

Alternativas a la medicina tradicional para aliviar los sítomas en fibromialgia.

Últimamente está teniendo mucho protagonismo como medio para tratar el dolor y facilitar el sueño el cannabis aunque hay personas que lo siguen asociando a una droga de uso lúdico sin pararse a pensar en que los medicamentos farmaceuticos son muchísimo peores y más adictivos y se niegan a utilizarlo y a que se utilice, quizá por el desconocimiento de que al cannabis en las preparaciones para uso contra el dolor se le ha quitado el componente adictivo pudiendo utilizarse en cremas o aceites sin necesidad de fumarlo. Todos los estudios realizados con cannabis para tratar el dolor crónico o como facilitador del sueño han dado unos buenos resultados sin prácticamente efectos secundarios y sin causar los daños colaterales que si causan algunos medicamentos producidos en laboratorios.

 

También podemos utilizar en nuestro beneficio la alimentación, todos conocemos alimentos que nos sientan mal o que nos producen reacciones no deseadas y otros que nos hacen sentir con más vitalidad y energía. Una alimentación sana es otro modo de medicina y con unos pocos conocimientos sobre las propiedades de los alimentos podemos encontrarnos mejor en nuestro día a día. Hay alimentos con propiedades inflamatorias, preparados industriales que llevan añadidos cantidad de productos nada saludables o se preparan con grasas o aceites poco recomendables para consumir de modo habitual...

Por ejemplo, hay multitud de estudios que relacionan el gluten con procesos inflamatorios y aún no siendo alérgicos o intolerantes al gluten muchos pacientes de fibromialgia refieren una mejoría en su estado general al reducir o incluso suprimirlo de su dieta. Los lácteos, el azúcar o las carnes rojas deberían ser eliminados o reducir su consumo al mínimo para sentirnos mejor.

Cambiar la alimentación es un proceso que requiere voluntad y un poco de esfuerzo para dejar de consumir alimentos procesados o comidas rápidas, pero el cambio compensa y poco a poco podemos conseguir llevar una alimentación mucho más saludable que nos hará sentirnos mejor en todos los aspectos.

 

Hay aceites esenciales que también nos pueden ser muy útiles y se pueden emplear de varias formas, se pueden pulverizar en el ambiente o sobre la piel para beneficiarse de sus efectos. Por ejemplo unos difusores de aceite de lavanda por su casa harán que tanto usted como su familia o visitas se encuentren relajados y tranquilos. Se puede frotar este mismo aceite en las muñecas o en las plantas de los pies cuando tenga problemas de sueño. El aceite esencial de menta frotado en las sienes es un magnifico remedio contra el dolor de cabeza.

 

Otra forma de evadirse del dolor y que puede ayudar a aliviarlo es la meditación, que ayuda a relajarse, reduce el estrés y alivia la tensión asociada al dolor crónico. La meditación acompañada de una respiración consciente, ritmica y profunda también es muy útil para aliviar la ansiedad.

 

¿Utilizas algún método no tradicional para aliviar tus síntomas? Cuéntanos cúal es para probar :)

 

Si te ha gustado este artículo, por favor compartelo y dale a "me gusta"

Regresar al inicio