Todavía recuerdo como si fuera ayer el diagnóstico de fibromialgia de mi marido. Lleva sufriendo dolor desde el 2003 por una lesión en la espalda causada en el trabajo, iba a infiltrarse en la espalda en la Unidad del Dolor y luego iba al trabajo y echaba 2 horas más, las mismas 2 horas que había faltado para ir al hospital. Nadie le dio nunca las gracias...

Lo he visto ir a trabajar cojeando.

Lo he visto ir a trabajar con heridas abiertas, con los puntos saltados...

Lo he visto ir a trabajar con pinzamientos y contracturas.

Lo he visto ir a trabajar con tendinitis.

Lo he visto ir a trabajar rabiando de dolor.

Lo he visto ir a trabajar hasta el culo de drogas y no, mi marido no ha fumado un porro en su vida, eso es lo gracioso, todas las drogas son legales (morfina, fentanilo, ketamina, lidocaina...) y las necesita para ponerse en pie y no estar doblado por el dolor.

Lo he visto tirado en el baño echando el higadillo por los efectos secundarios.

Lo he visto perder la esperanza y mirarme con esa mirada que me da miedo "ya no puedo más cariño..."

¿Sabéis? Nadie le dio las gracias, los hombres deben ser fuertes, los hombres no lloran, los hombres que se quejan no son hombres. Mi marido fue educado en esa mentalidad, la mentalidad de no quejarse, la mentalidad de ser extremadamente responsable y eso le ha llevado a forzar la maquinaria año tras año con una lesión en la espalda que cada día dolía y le limitaba más.

Pero el día del diagnóstico (además de la lesión, artritis, artrosis...) de la fibromialgia todo cambió, ya nadie le prestaba atención a la lesión, los médicos se pasaban el caso como si mi marido fuera una canica o un muñeco roto.

Mi cabreo llegó hasta el punto de decirles en urgencias :

- El día que lo atropelle un coche también diréis que es de la fibromialgia... -Impotencia, rabia, tristeza...

Nadie comprende hasta que pasa por lo mismo, cualquier dolor es soportable si el dolor es de otro y en este mundo cada vez más deshumanizado ponerse en la piel de otro supone mucho esfuerzo, es mucho más fácil buscar pokemons o soltar el "ais pobrecitos" mientras desayunas tu tostada con café y tragedias en el telediario. Pobrecitos porque no puedes hacer nada y así calmas tu "no-conciencia".

Me gustaría que los enfermos de fibromialgia recibieran un trato humanizado, me gustaría que se les mirara a los ojos, que se les derivara a especialistas porque no todos los diagnósticos son acertados ni todos los síntomas se deben siempre a la fibromialgia, hay enfermos que han ido con tumores y no se les ha hecho caso ni se les ha derivado a especialistas hasta que no era demasiado tarde.

Quiero que mi marido y todos los demás reciban un trato médico profesional, ni mejor ni peor que los demás.

Mi marido lleva años apretando los dientes y tirando del carro, ahora me toca a mi tirar del carro, decirle "cariño, claro que puedes, aquí estamos contigo, tu familia, tus amigos...estamos contigo"...

El apoyo no cura, pero ayuda mucho. El apoyo de los médicos, de los familiares, de los amigos y de la sociedad es fundamental para que la calidad de vida de cualquier enfermo mejore significativamente.

No permitiré que él (mi compañero bueno, noble, que siempre ha estado allí para ayudar a todo el mundo) pierda la fe ni la esperanza, no permitiré que tire la toalla.

-Te necesito cariño, hasta con los cambios de humor frecuentes, hasta con el rictus de dolor constante, el insomnio, la tristeza, quiero que luches, que sigas buscando terapias, médicos y no pierdas la esperanza, porque estaré cerca para recordarte cuánto te queremos-

Todos vamos a morir, pero joder, haz que tu vida tenga significado echando una mano cuando tienes oportunidad de echarla * esto va para cualquier persona pero especialmente a los médicos ¿aun recordáis para qué estudiasteis medicina? ¿Recordáis el juramento?

Sarah (esposa de Francisco Aguilar, enfermo con fibromialgia)

Testimonio sobre la fibromialgia y la incomprensión de los médicos
loading...
Regresar al inicio