Seguimos obteniendo sentencias que permiten conseguir una incapacidad permanente en su grado de total o absoluta a personas que sufren fibromialgia, que según la Sociedad Española de Neurología, podría estar entre un 2% y un 3% de la población española.

La Sala de lo Social del TSJ de Cataluña ya consideró en su sentencia número 1403/2015, de 24 de febrero (Rec. Suplicación 6239/2014) que la fibromialgia y síndrome de fatiga crónica (SFC) es motivo para declarar la “invalidez permanente”.

En este caso se trataba de una mujer, que trabajaba como operaria en una industria química, que padecía un cuadro de depresión mayor recurrente de carácter grave sin síntomas psicóticos, dolor cervical y proceso degenerativo sin afectación radicular, fibromialgia y SFC y el Tribunal concede la incapacidad permanente en su grado de absoluta.

Recientemente la Sala de lo Social del TSJ Cataluña en sentencia de 9 de junio de 2016 ha declarado la situación de incapacidad permanente total de una trabajadora, de profesión auxiliar administrativa, que padecía una “fibromialgia importante asociada a síndrome de sensibilidad química múltiple” con trastorno de ansiedad generalizado en tratamiento y controles y espondiloartrosis con clínica de cervicalgia sin afectación motora por lo que el Tribunal, entiende que la trabajadora “está incapacitada para la realización de actividades que exijan esfuerzos físicos o atención psíquica continuada con esfuerzo psicológico sostenido, tal como es propio de su profesión habitual de auxiliar administrativo, pero no para actividades que no exijan esfuerzo de ningún tipo físico o psíquico.” La sensibilidad química múltiple es una enfermedad reconocida en España hace dos años.

En ambos casos el Tribunal reitera la continuada doctrina jurisprudencial que existe sobre la materia y que exige que la valoración de la invalidez permanente debe realizarse atendiendo fundamentalmente a las limitaciones funcionales derivadas de los padecimientos del trabajador, sin que sea exigible un verdadero afán de sacrificio por parte del trabajador y un grado intenso de tolerancia del empresario. Por lo tanto no sólo debe ser reconocida cuando no existe posibilidad física para realizar cualquier actividad laboral, sino también cuando, aun manteniendo aptitudes para realizar algún tipo de actividad, ésta no se pueda realizar con una mínima eficacia, puesto que la realización de cualquier trabajo, incluso por simple que sea, requiere unas exigencias de horario, desplazamiento e interrelación, así como diligencia y atención.

Dada la diversidad de casos existentes en torno a la fibromialgia (casos leves y casos especialmente severos e incapacitantes), hay que estudiar detenidamente cada caso en concreto pues puede tener derecho a una incapacidad permanente.

loading...
La fibromialgia y la incapacidad permanente
Regresar al inicio