loading...
Ahorra comiendo bien y sano

Para tener una buena salud es necesario llevar una vida tranquila sin mucho estrés, hacer ejercicio y controlar tu estado con análisis periódicos y sobre todo llevar una buena alimentación.

Puede que a corto plazo resulte más barato, rápido y cómodo tomar comida basura pero a la larga el costo será mucho mayor.

Alimentarse es necesario para vivir y no tiene sentido escatimar en gastos y reducir la calidad en cuanto a nuestra alimentación se refiere pues lo pagaremos en salud y calidad de vida. Una forma de alimentación sana y seleccionando alimentos de calidad implica un ahorro a largo plazo pues necesitaremos acudir menos al médico y nos sentiremos mucho mejor física y psicológicamente.

Para llevar una buena dieta que sea sana, equilibrada y de calidad tampoco es necesario gastar mucho más, solo hay que organizarse, elegir proveedores locales que nos suministren alimentos sanos y económicos que nos ayuden a mantener nuestra salud.

Ahorra comiendo bien y sano

Actualmente por el modo de vida que llevamos con prisas y poco tiempo para nosotros se compran alimentos envasados y procesados que contienen grandes cantidades de azúcar y grasas que no son nada buenas para nuestra salud y que con el tiempo nos harán necesitar de más atención médica.

También las carnes o pescados procedentes de la producción intensiva son menos saludables para nosotros pues estos animales han sido engordados artificialmente a base de hormonas, piensos que en ocasiones están fabricados con desechos y polivacunados para evitar las enfermedades producidas por vivir sin moverse apenas o ver la luz solar.

Elegir carnes procedentes de animales bien tratados y cuidados que no hayan sufrido procesos de engorde intensivo y que hayan seguido un proceso natural y saludable de crecimiento repercutirá muy beneficiosamente en nuestro bienestar físico y también mental al sentirnos mejor consumiendo el producto procedente de un animal bien tratado.

Puede que sea un poco más caro consumir este tipo de carnes y pescados pero compensa con el ahorro que nos supondrá en visitas médicas y bienestar.

Respetar la estacionalidad de los alimentos es otro modo de ahorrar. En su temporada hay más cantidad de los productos correspondientes y son más económicos, además al ser su estación adecuada la cantidad de nutrientes y vitaminas es mejor. No es natural y además encarece los productos tener alimentos de temporada disponibles todo el año gracias a cámaras frigoríficas o que estos viajen varios miles de kilómetros para estar disponibles en nuestro supermercado.

A la hora de ahorrar al comprar nuestros alimentos es muy importante planear un menú semanal con una lista de las compras a realizar de la que no debemos salirnos. Además es aconsejable ir a hacer la compra solo/a para evitar influencias e ir con el estomago lleno para no caer en tentaciones o comprar por impulsos.

Cocinar nosotros mismos también nos supondrá un ahorro importante y es una muy buena costumbre aprovechar al hacer una comida para guardar alguna ración en el congelador para otro día, supone el mismo consumo eléctrico o de gas cocinar 4 raciones que 6 y evitamos hacer el gasto otro día pues tendremos nuestra comida casera lista solo calentándola.

Es muy fácil comer saludablemente y de un modo económico organizándonos y comprando inteligentemente.

-Acuda a mercados y compare los precios. A última hora los comerciantes suelen bajar los precios para no tener que tirar la mercancía y es buen momento para comprar.

Ahorra comiendo bien y sano

-Evite almacenar gran cantidad de alimentos. En ocasiones llegamos a olvidarnos de que tenemos determinados alimentos guardados y es un modo de malgastar nuestro dinero.

-No compre en tiendas de conveniencia (gasolineras o tiendas 24 hs.) El precio en este tipo de comercios se multiplica de una forma escandalosa.

-Aproveche las ofertas. Estar pendiente de las ofertas que ofrecen los comercios de nuestro alrededor es una buena forma de reducir gastos y por que no un buen momento para darnos algún capricho que normalmente escapa de nuestro presupuesto. También es más económico comprar productos a granel.

-La carne, el pollo y el pescado son los productos que más cuestan de nuestra dieta diaria. Para ahorrar no los prepare nunca solos, acompáñelos siempre con leguminosas como las alubias, las lentejas o los garbanzos, algún cereal como arroz, quinua o cuscús, ensaladas, huevos... que en conjunto le aportan las mismas proteínas ahorrando en los productos más caros.

¿Te ha parecido interesante? Suscríbete, comenta y comparte.

¡Gracias! :)

Regresar al inicio