La espondilitis anquilosante (EA) es una enfermedad reumática primaria. El nombre proviene de palabras griegas, ankylos que significa rigidez articular y spondylo que significa vértebra.

Este padecimiento ocasiona inflamación de algunas partes de la columna vertebral, de las articulaciones y de los sitios de inserción de los tendones a los huesos (llamado entesis).

Las persona que presenta esta enfermedad llega a manifestar de forma inicial, dolor articular; asi como rigidez de espalda, cuello y manos. Durante la evolución de EA pueden desarrollar dolor en talones; e inflamación de otras partes del organismo, por ejemplo: una parte específica de los ojos (uveítis), o afección intestinal (CUCI) o lesiones cutáneas (psoriasis).

El paciente prototipo de EA es un hombre jóven entre los 20 y 25 años de edad, que apenas inicia su desarrollo profesional y personal, por lo que esta enfermedad puede tener un gran impacto multidimensional, no tanto en los factores personales per se sino también en factores bio-sociales.

La causa exacta de la EA no se conoce. Existe un factor genético que predispone para tenerla, por lo que puede haber más de un familiar con la misma enfermedad. El gen asociado con riesgo mayor para desarrollo de EA es el HLA-B27, pero el hecho de portarlo no significa que se tiene la enfermedad, menos del 1% de los portadores lo desarrollan.

Espondilitis Anquilosante

¿Cómo se hace el diagnóstico?

A pesar de que el diagnóstico no es complicado, después de una valoración por el reumatólogo y una radiografía de pelvis, muchos pacientes se atrasan hasta 10 años para acudir con el especialista.

El atraso en el diagnóstico condiciona tratamientos inadecuados y la enfermedad puede avanzar y ocasionar lesiones en la estructura de la columna y los tendones.

El pronóstico es excelente para la mayoría de los pacientes con EA que son atendidos en forma oportuna y adecuada. El tratamiento no es costoso y se basa principalmente en ejercicio de fortalecimiento de muscúlos paravertebrales y uso de medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos.

En algunas ocasiones la enfermedad es severa y a pesar del tratamiento de primera línea los pacientes requeren tratamientos diferentes; para estos casos existen avances importantes, como el uso de fármacos biológicos (anti-Factor de Necrosis Tumoral alfa)

Uno de los principales factores de buen pronóstico es hacer el diagnóstico lo más pronto posible para iniciar con el tratamiento más específico.

Datos incipiente que hacen sospechar este diagnóstico son: dolor de columna vertebral baja por más de 6 semanas que empeore por las noches y dolor o inflamación en talones u otros tendones.

El médico reumatólogo es el especialista en espondilitis anquilosante.

loading...
Regresar al inicio