Diagnóstico de la Fibromialgia y localización de los puntos gatillo

El diagnóstico de fibromialgia es habitualmente clínico y la localización de los 18 puntos gatillo se realiza mediante una exploración física, debiendo contemplarse cuando una persona presenta dolor crónico, difuso y multifocal, especialmente si se acompaña de otros síntomas como: astenia, pérdida de memoria, trastornos del sueño, ansiedad y síntomas depresivos. El diagnóstico es más probable si el paciente tiene antecedentes familiares de fibromialgia, antecedentes personales de dolor regional crónico e hiperalgesia (dolor producido por estímulos habitualmente no dolorosos). El curso natural de la fibromialgia es crónico, presentando fluctuaciones a lo largo del tiempo en la intensidad de los síntomas.

Exploración física


Lo más llamativo de la exploración física es la falta de hallazgos objetivos, siendo el único dato característico la presencia de hiperalgesia en lo 18 puntos gatillo (9 pares), que desencadenan un característico "salto", por parte del paciente, de huida o defensa llamada jump sign (Figura 1). Los puntos dolorosos deben de palparse con el pulgar, imprimiendo una fuerza de 4 kg aproximadamente, de manera que cambie de color el lecho ungueal del dedo del explorador, ya que se considera que éste es el límite a partir del cual es normal sentir dolor.


Exploraciones complementarias


El diagnóstico de fibromialgia es estrictamente clínico, sin embargo, es conveniente realizar algunas exploraciones complementarias básicas como hemograma, VS, PCR, y bioquímica básica. La petición de otras pruebas complementarias debe ser individualizada, en función del cuadro clínico, la exploración física y la sospecha de una enfermedad asociada, pudiendo estar justificado la realización de TSH, T4, enzimas musculares, vitamina D, factor reumatoide, anticuerpo anti-péptido cíclico citrulinado (anti-PCC), anticuerpos antinucleares, HLA B27, serología virus, estudio radiológico, EMG.


Criterios diagnósticos


El American College of Rheumatology (ACR) estableció en 1990 los criterios diagnósticos de la fibromialgia: presencia de dolor crónico (> 3 meses) y generalizado (segmento axial más dolor en al menos, tres de los cuatro cuadrantes corporales), además de hiperalgesia en al menos 11 de 18 puntos “gatillo”(sensibilidad del 81 % y especificidad del 88%).

Regresar al inicio