Una de las cosas más duras que tiene que escuchar un enfermo o una enferma de fibromialgia es que tienen que acostumbrarse a una vida con dolor. Simplemente te lo sueltan como un puñetazo en la boca del estómago, no te dicen cómo, no te explican ni te dan las herramientas, simplemente te lo sueltan y se quedan tan frescos.

Aunque jamás le he deseado nada malo a nadie, a veces me gustaría que experimentaran un 10% de mi día a día, solo un 10% y que después me miraran a los ojos...

¿Qué sientes o has sentido cuando te han soltado esta frase sin brindarte los recursos ni el apoyo necesarios?

Fibromialgia, aprender a vivir con ella. ¿En serio?

¿Qué necesitamos para aceptar esta dura enfermedad?

-Apoyo real, tanto del personal sanitario que tendría que tener una formación básica de psicología y una clara vocación de ayuda al paciente, desgraciadamente no todos el personal tiene vocación y eso se nota.

-Apoyo familiar y del entorno, en el camino se pierden muchas amistades y hay que asumirlo, pero la familia es fundamental. La comunicación es clave para evitar malentendidos, por ejemplo sabemos que el dolor nos causa cambios de humor e irritabilidad, es bueno hacérselo saber a nuestros familiares para que entiendan que no es con ellos, estamos mal, pero ellos son muy importantes y hay que valorarlos.

-Llevar una vida más natural, tomar el sol 20/30 minutos al día, estar en contacto con la naturaleza, meditar, alimentarse adecuadamente y buscar terapias que nos brinden un soporte extra además de la medicación que necesitemos.

Si tienes alguna clave que nos pueda ayudar no dudes en dejárnosla en comentarios, un abrazo

Regresar al inicio